Escribo este “post” basándome en mi experiencia como fotógrafo, actividad que desarrolle durante mas de 20 años, trabajando para revistas como Interviú, Hola, Diez Minutos, etc.

Seguramente diréis que poco tiene que ver mi actividad periodística con este mundo. Y es verdad, pero quiero aplicar y explicar algunos conceptos, que seguro que todos compartiréis conmigo.

Hace 20 años, una buena fotografía se basaba en capturar un momento con la mayor sensibilidad posible para reflejar lo que se quería contar. Las buenas cámaras de fotos eran accesibles para pocos y el mundo digital aún no había llegado a nuestras vidas. Así que la percepción del momento y las técnicas de luz eran las dificultades con las que nos topábamos y muchas veces (en periodismo) el momento primaba sobre la técnica. Si habías captado un momento, pero no habías tenido tiempo en preparar la cámara el momento se perdía para siempre.

Luego teníamos otro tipo de fotografía, que llamábamos “posados”, donde la técnica predominaba sobre el momento y era la ocasión de lucirnos. Pero la fotos que se hacían no eran digitales, por lo que había que cuidar mucho la “pose” para no fallar, ya que hasta que no revelabas no sabías como te había quedado.

Hoy en día estamos en el mundo digital. Ahora todos tenemos en nuestros smartphones cámaras que superan en resolución a aquellas que solo poseíamos los profesionales.

Pero no es solo disparar a lo loco, y es ahí donde quiero llegar.

Llevo años viendo páginas de contactos donde lo primero que se ve son las fotos de una pareja, un chico o una chica. Junto a las fotos podemos ver un texto explicativo sobre los gustos, edades o fantasías de los mismos.

Pero no nos engañemos, si la foto no gusta, se pasa a otra y nadie lee los textos. Así que otra vez, la foto es la carta de presentación para iniciar contactos.

Debo decir, desgraciadamente, y perdonar por mi “defecto profesional” que veo fotos echas sin ton ni son, de cualquier manera, muchas veces desenfocadas y casi todas las veces sin ninguna sensibilidad.

Y aquí es donde me vais a permitir unos pequeños consejos para que las fotos sean la mejor carta de presentación.

  • Las fotos deben tener la luz y el enfoque adecuado.
    • Si os vais a hacer una sesión de fotos para una página de contactos, lo primero que hay que hacer es tomarlo como lo que es; una sesión de fotos. Por consiguiente hay que elegir el escenario adecuado y la luz adecuada para que las fotos sean nítidas. Posteriormente ya la retocaremos para tapar las caras o poner correos y teléfonos sobre ellas. Una ventaja que antes no teníamos. Por cierto, si se elige una cama como escenario, posiblemente se van a aumentar los defectos, ya que las camas al ser flexibles y hundirse, nos ensalzarán los defectos.
  • Elegir la ropa adecuada
    • Si lo que se persigue, como siempre, es gustar y agradar a otros usuarios, será necesario elegir ropa sexi, sugerente y bonita. Lo que más llama la atención, es lo que no se ve. Por lo tanto las fotos explicitas de cuerpos totalmente desnudos y en posiciones, muchas veces ginecológicas, que no son nada favorecedoras en poco nos van a ayudar. Estaréis conmigo que hoy en día hay lencería tanto para mujeres como para hombres muy bonita. Y ropa muy elegante y sexi. Una blusa con un botón de más abierto, una falda corta o larga, pero abierta y unos tacones pueden llamar mucho más la atención que un cuerpo completamente desnudo. Y para los hombres, en la elegancia reside muchas veces su misterio. Así que digo lo mismo, una camisa bonita abierta, unos pantalones elegantes y unos zapatos limpios conseguirán atraer a más mujeres que un desnudo con el miembro en posición de firmes.
  • Los “selfies” no son la solución.
    • Usar un trípode si os estáis haciendo la foto a vosotros mismos. Os garantiza la estabilidad de la cámara y el enfoque oportuno. Los selfies se hacen de forma cenital, por lo que siempre la parte inferior del cuerpo, dará sensación de ser mas pequeña que la superior.
  • El misterio está en lo que no se ve
    • No desveléis nunca vuestro interior completamente. Y mucho menos si además no va a salir favorecido. Unos pechos en posición horizontal no resaltaran la belleza de los mismos, por bonitos que sean. Un hombre haciéndose una foto de su miembro desde su barbilla, resaltará todos los defectos posibles que haya entre la barbilla y el miembro. Y una mujer con las piernas abiertas…

No quiero extenderme más, que podría estar hablando de esto horas. Pero como ejemplo lo podéis ver en una página internacional de contactos “Sdc.com”. Allí veréis en parejas sobre todo holandesas, francesas, escandinavas, el cuidado de las fotos, muchas veces echas en estudios donde se resalta la belleza y se esconden los misterios.

 

Recibe nuestras fiestas y comunicaciones

Conoce todas las novedades del mundo SW

Tu suscripción se ha realizado